Que es y cómo tratar Epífora (Aumento del lagrimeo) en niños

Que es y cómo tratar Epífora (Aumento del lagrimeo) en niños

La epífora, también conocida como aumento del lagrimeo, es un problema común que afecta a muchos niños, especialmente a los recién nacidos y prematuros. Se caracteriza por un exceso de lágrimas que fluyen constantemente desde los ojos hacia las mejillas.

La epífora puede ser causada por una obstrucción en el conducto lagrimal, el cual es responsable de drenar las lágrimas hacia la nariz. Esta obstrucción puede ser congénita o adquirida debido a infecciones o defectos estructurales.

Es importante que los padres estén atentos a los síntomas de la epífora en sus hijos y consulten a un oftalmólogo si notan un aumento significativo del lagrimeo. El oftalmólogo realizará una evaluación exhaustiva para determinar la causa subyacente y recomendar el tratamiento adecuado.

El tratamiento para la epífora puede variar dependiendo de la causa y la gravedad del problema. En algunos casos, simplemente se requiere observación y seguimiento regular para asegurarse de que el conducto lagrimal se desarrolle correctamente con el tiempo. Sin embargo, en otros casos, puede ser necesario realizar procedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos para desbloquear el conducto o corregir cualquier defecto estructural presente.

En conclusión, la epífora es un problema común en niños que puede tener diversas causas y requerir diferentes tratamientos. Es fundamental consultar a un oftalmólogo para obtener un diagnóstico preciso y recibir el cuidado adecuado para garantizar la salud ocular de los más pequeños.

¿Qué es el daltonismo?

¿Qué es el daltonismo?

El daltonismo es una condición visual en la que las personas tienen dificultad para distinguir ciertos colores. Esta condición es hereditaria y afecta principalmente a los hombres.

Las personas con daltonismo pueden tener dificultades para diferenciar entre el rojo y el verde, o entre el azul y el amarillo. Esto puede afectar su capacidad para realizar tareas cotidianas, como conducir o seleccionar la ropa adecuada.

Es importante que las personas con daltonismo se sometan a exámenes regulares con un oftalmólogo para evaluar su visión y recibir el cuidado adecuado. El oftalmólogo puede recomendar opciones de corrección, como lentes de contacto especiales o filtros de color, que pueden ayudar a mejorar la percepción del color.

Aunque no existe una cura para el daltonismo, existen estrategias y herramientas disponibles para ayudar a las personas a adaptarse y vivir de manera normal con esta condición. Con conciencia y comprensión por parte de los demás, aquellos que viven con daltonismo pueden llevar una vida plena y satisfactoria.

Recuperación después de una operación de desprendimiento de retina

Recuperación después de una operación de desprendimiento de retina

La recuperación después de una operación de desprendimiento de retina es un proceso crucial que requiere cuidados y paciencia. Después de la cirugía, es normal experimentar cierto grado de dolor y malestar en el ojo afectado. Sin embargo, siguiendo las indicaciones del oftalmólogo y tomando las medidas adecuadas, se puede garantizar una recuperación exitosa.

Durante los primeros días posteriores a la operación, es importante descansar y evitar cualquier actividad física extenuante que pueda ejercer presión sobre el ojo. Además, se recomienda usar gafas oscuras para proteger el ojo operado de la luz intensa.

El oftalmólogo también puede recetar medicamentos para aliviar el dolor y prevenir infecciones. Es fundamental seguir estrictamente las instrucciones del médico en cuanto a la administración de estos medicamentos.

El tiempo necesario para una recuperación completa puede variar según cada paciente y la gravedad del desprendimiento de retina. En general, se estima que puede llevar varias semanas o incluso meses antes de que se restaure por completo la visión.

Durante este período de recuperación, es fundamental asistir a todas las citas programadas con el oftalmólogo para evaluar el progreso y realizar los ajustes necesarios en el tratamiento.

En resumen, una correcta atención postoperatoria después de una cirugía de desprendimiento de retina implica seguir las indicaciones del oftalmólogo, descansar adecuadamente y tomar los medicamentos recetados. Con paciencia y cuidado diligente, se puede lograr una recuperación exitosa y restaurar la visión afectada por esta condición ocular.

Cuidados después de una operación de presbicia..

Cuidados después de una operación de presbicia..

Después de someterse a una operación de presbicia, es fundamental seguir ciertos cuidados para garantizar una recuperación exitosa y mejorar la visión. Aunque cada caso puede ser diferente, existen algunas recomendaciones generales que pueden ayudar en este proceso.

En primer lugar, es crucial seguir las indicaciones del oftalmólogo al pie de la letra. El especialista será quien brinde las pautas específicas según el tipo de operación realizada y las necesidades individuales del paciente. Estas instrucciones pueden incluir el uso de medicamentos recetados, como gotas para los ojos, que ayudarán a prevenir infecciones y reducir la inflamación.

Asimismo, es importante proteger los ojos durante el período de recuperación. Esto implica evitar frotarse los ojos y utilizar gafas protectoras cuando sea necesario, especialmente al realizar actividades que puedan representar un riesgo para los ojos, como deportes o trabajos manuales.

Además, se recomienda descansar adecuadamente durante los primeros días posteriores a la operación. El descanso contribuirá a una recuperación más rápida y efectiva. Evitar actividades extenuantes también es fundamental para permitir que los ojos se adapten correctamente al cambio realizado durante la intervención quirúrgica.

Por último, pero no menos importante, es fundamental asistir a todas las citas de seguimiento programadas con el oftalmólogo. Estas visitas permitirán evaluar el progreso de la recuperación visual y abordar cualquier inquietud adicional que pueda surgir.

Siguiendo estos cuidados después de una operación de presbicia bajo la supervisión adecuada del oftalmólogo, se aumentan las posibilidades de recuperar una visión óptima y disfrutar de los beneficios que esta intervención puede ofrecer.

Cuando hay que revisar la vista de los niños

Cuando hay que revisar la vista de los niños

Es fundamental que los padres estén atentos a la salud visual de sus hijos y sepan cuándo es necesario llevarlos a una revisión con el oftalmólogo. La vista de los niños puede cambiar rápidamente a medida que crecen, por lo que es importante detectar cualquier problema a tiempo.

La visita al oftalmólogo no solo es necesaria si el niño presenta dificultades para ver o leer, sino también como una medida preventiva. El especialista podrá evaluar la agudeza visual del niño, detectar posibles problemas refractivos como la miopía o hipermetropía, y determinar si se necesitan gafas u otros tratamientos.

Es recomendable realizar una primera revisión ocular en los primeros años de vida del niño, entre los 3 y 5 años. Sin embargo, si existen antecedentes familiares de problemas visuales o si el niño muestra síntomas como entrecerrar los ojos o acercarse demasiado a los objetos para verlos mejor, es importante acudir al oftalmólogo antes.

No debemos subestimar la importancia de cuidar la salud visual de nuestros hijos. Una buena visión les permitirá un desarrollo óptimo en su aprendizaje y actividades diarias. Por tanto, no olvidemos programar revisiones regulares con el oftalmólogo para asegurarnos de que su vista esté en buen estado y proporcionarles las medidas necesarias en caso de requerir corrección visual con gafas u otros dispositivos adecuados.

¿Proteges tus ojos del sol?

¿Proteges tus ojos del sol?

¿Proteges tus ojos del sol?

Es normal que utilices protector solar para tu piel de los efectos dañinos del sol, pero tus ojos también necesitan estar protegidos de las radiaciones solares, haremos un pequeño resumen de que son las radiaciones solares y como protegernos de ellas en verano.

Las radiaciones solares son de tres tipos: Infrarrojas, radiaciones visibles y radiaciones ultravioletas, son estas últimas las más perjudiciales para el ojo, afectan más a poblaciones que viven en zonas ecuatoriales, y en áreas de altura, es también importante tener en cuenta la capacidad de reflejar que tienen algunas superficies tales como la arena de la playa, agua y la nieve.

Hay tres tipos de rayos ultravioleta A, B y C, la A son los rayos que broncean la piel, el principal órgano del ojo que las absorbe es el cristalino pero no provoque cataratas, por el contrario los rayos ultravioleta B si pueden provocar conjuntivitis, cataratas y lesiones en la retina tales como degeneración macular, los rayos ultravioleta C son los más peligrosos, pero por suerte para nosotros la capa de ozono bloquea que llegue a la superficie de la tierra.

El color de las lentes de una gafa por contra de lo que se piensa no es importante, a efectos de protección de los ojos el color de los cristales es indiferente, solo puede influir en el confort del individuo asi el color gris no altera la percepción del color natural, el ámbar y marrón proporcionan un ambiente más relajante, el verde es el que presenta más alteración del color, las lentes polarizadas estarían indicadas para prevenir el deslumbramiento en lugares como la playa, la nieve y la arena.

Como resumen decir que a la hora de proteger nuestros ojos y comprar unas buenas gafas de sol deben de reunir las siguientes características:

  1. Elegir gafas que bloqueen entre un 99 al 100 por ciento las radiaciones ultravioletas A y B, deben cumplir las normas ISO de protección y el marcado CE.
  2. Usa complementos que protejan el rostro como sombreros o gorras dado que nos dan una protección añadida, sobre todo para los niños dado que estos son más vulnerables al sol, sobre todo entre las horas 11 y 17 horas, si la edad lo permite se pueden poner gafas de sol para el verano.
  3. Según el grado de intensidad con el que filtran la luz, la Unión Europea clasifica los filtros solares de las gafas entre 0 y 4, siendo el 0 el que menos filtra la luz visible y el 4 que filtraría entre un 80-90% de la luz y estarían indicadas en este último caso para deportes relacionados con la nieve y acuáticos, tal es el caso de los lentes polarizados.
  4. Es importante saber que para conducir no debemos usar gafas que absorban más del 20% de la luz visible, para no perder visibilidad en túneles o lugares sombríos.
  5. Ya para finalizar decir que usar unas gafas no homologadas en cuanto al filtrado de la luz puede ser más peligroso que no usarlas puesto que dilatan más la pupila y deja pasar más radiaciones al ojo.
  6. Comprar gafas de sol en Ópticas autorizadas y nunca en mercadillos.

Si tienes mas dudas consulta con los profesionales:

× Hola